Actitud a prueba de balas

Durante mi regreso de Monterrey el pasado lunes y después de unos minutos de haber despegado el avión, entablé una plática con Lupita una amable señora que venía a mi lado. Después de juzgarla un poco pensando que hablaba mucho por venir nerviosa, capturó mi atención cuando me enseño una revista y subrayadas las rutas de la aerolínea y me dijo -en todos estos lugares he estado, ¿y tú?. Cuando pregunté el motivo de tanto viaje me dijo -soy corredora y he asistido a muchos de estos lugares compitiendo. Se me hizo fácil decirle -y sabe quién ganó el maratón Cd. de México ayer?. -Me imagino que algún Keniano, jajaja! respondió.

Empezaron las sorpresas. Me comentó que ella había sido campeona mundial de Maratón en categoría de veterana. He ido a muchas partes del mundo. Guau! dije.

Y empezó a platicarme su filosofía de vida; yo vivo sola, me dijo. Mis hijas no pueden visitarme como quisieran, pero eso a mi no me detiene. Voy y viajo a donde quiera aunque tenga que hacerlo sola. Quien se queda en casa, se deprime, hay que estar activo siempre, confiar en Dios (según ella por eso se suicidó Robbin Williams, porque le faltó Dios). En noviembre quiero ir a Las Barrancas del Cobre. Hay mucho por conocer.

Para entonces me atreví a preguntar su edad. Tengo 73 años.

Yo estaba asombrado de verla y oírla! Continuó platicándome que diariamente corre diez km. No cada tercer día, diario! Guau! de nuevo. Lupita y no se lastima? No le duelen sus rodillas? Jaja! Se rió y me dijo -soy una experta. Se correr. Se qué tenis usar, cómo correr en cada tipo de terreno, cuándo y dónde acelerar, en fin. Me cuido mucho. Voltea a verme y me dice -tu no haces ejercicio verdad? Uff! Creo que mi barriga me delató! Traté de inventar una excusa, pero cuando estás ante una dama de 73 años y que es más activa que tú…poco queda por decir.

-El ejercicio es muy importante, deberías hacer. Empieza con poco y luego aumentas. Nooo! Increíble escucharlo de ella. Después de oírla llena de energía, de planes y de entusiasmo, comparto la lección de vida aprendida.

Una actitud a prueba de balas no viene por un buen libro o un buen sermón. Quieres tener una actitud a prueba de balas? Confía en Dios y cultiva buenos hábitos, que te reten y te pongan a prueba. Y hazlo lo más temprano que puedas en tu vida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s